SASONAB, secretos y tabú (ciudades imaginarias, capítulo 3)

SASONAB, secretos y tabú (ciudades imaginarias, capítulo 3)

Sasonab, credits by Camilo180989

Siempre escuché decir que lo que se oculta o se esconde es porqué tiene un valor especial…

…los secretos son como tesoros que escondemos para no sentirnos vulnerables o porqué quizás es algo tan valioso y preciosos  que nos aterra la idea de compartirlo, no todo el mundo los puede saber y son pocos y contados los que finalmente los pueden encontrar.

Quieranlo o no, vivimos en un mundo envidioso.

El planeta en que vivimos es igual, envidioso y secreto; el tabú de las cosas es algo con lo que tenemos que convivir diariamente, pero con esto no me refiero a las naciones o al distinto tipo de personas que podemos encontrar, no….me refiero al entorno, a este inmenso planeta que llamamos Tierra, a su geografía.

Desde lo negro de la tierra a lo verde de sus pulmones o quizás incluso algo más exótico.

El mar y el cielo unidos, juntos, tocándose apasionadamente con el caer de la noche, desbordando pasión y deseo en cada uno de sus besos, cada caricia es más fuerte con el pasar de las horas, la luna como testigo, es la única que puede evidenciar el libido que une a estos dos colosos y, es después de tan tormentosa jornada, que el cielo se ilumina con colores cósmicos que poco a poco se van viendo reflejados en el agitado oleaje del océano

….el mar y el cielo han procreado!

El camino me llevo a un pequeño pueblo que se veía atravesado por un río, una corriente de agua clara y fría dividía en dos partes iguales al pequeño SASONAB, pero a lo lejos este río poco a poco se iba adentrando en la montana, se iba escondiendo, cada vez era más difícil seguir a su lado.

Los caminos planos se transformaban en colinas rocosas y en momentos arbustos llenos de espinas rodeaban por lado y lado la trayectoria de sus aguas. Esto me hizo pensar que mas allá algo se escondía, un tesoro que solo la montana podía guardar y quizás en cierto momento ella misma me dejaría observar…..

Lago de los sueños

El viento agita quedamente la superficie del agua,

el sol la cubre en un abrazo de fuego,

se sacude  la tierra estremecida al silencio

de las nubes precipitadas

que se hunden en las pupilas dilatadas.

Dentro de este insondable lago

habitan sueños de cama y cuna,

reflejos de la luna blanca,

vida apacible navegando en la fortuna.

El silencio siempre presente

y todo espera en un eco sombrío,

omnipresente,

de estrellas desbordadas en los labios,

embarcaciones fantásticas que parecen estáticas,

porque nunca se alejan pero tampoco se acercan.

Es como si nada existiera,

es como si lo inventaras,

te sientes parte del agua,

de la brisa, del alba,

de la aurora y las cascadas.

Es un sitio desconocido,

el hogar de las estrellas,

es el mar de los vivos,

de los ojos que ya no se cierran

a la verdad de la existencia.

Allí conocí a una mujer que se sentó junto a mí,

guardamos silencio como todo, pero aún así comprendí.

Yo escapaba del mundo y encontré mi propio hogar,

ella me seguía de cerca, ella me quiso amar.

Todo se torno tan claro… inesperado,

pero ansiosamente anhelado,

cerramos en un beso el eterno pacto,

tendríamos un hogar de agua, sol y luna,

de vísperas nocturnas,

de silencio sedante,

de tranquila faz meditabunda,

de caricias incesantes.

A ese lugar acudiríamos cada vez que te buscara,

caminaría entre sendas de modernidad barata,

entre cerros austeros,

entre rocas altivas,

caminar hasta encontrarte

y recordar que eres mía.

 Sentados esperamos a que anocheciera

y perpetuamente amarnos en este lugar de arena.

En este lugar de cantos enmudecidos vibrantes,

en miradas fulminantes,

en letras tocantes.

Aquí te tuve antes,

y aquí nuevamente estamos,

te abrazo y te recuerdo que te amo,

miramos enamorados lo que al frente tenemos,

nuestra guarida secreta,

nuestro lago de los sueños.

Poema: Lago de los sueños, escrito por Ojos de Luna (Seudónimo).

Lago de los sueños, credits by Camilo180989

Condividi Articolo:

Scrivi un commento

commenti

Scrivi un Commento

L'indirizzo email non verrà pubblicato.